De la decepción a la euforia!

PRIMERA AUTONÓMICA – GRUPO 2º

ALUVIÓN, 0; OBERENA, 6

Aluvión: Cristian; Mario Sanz, Hugo (Pablo Jiménez), Eduardo, Ander;  Javier Simón, Pablo Jiménez, Juanfe,  Aitor Berges, Youssef y Miguel (Chango).

Oberena: Rubén; Álvaro, Iñigo, Xabi, Ibáñez (Echeverría), Isaac, Arbizu (Soto), Saraqueta, Buñuel, Iribarren (Alday) y Mariñalarena.

Árbitro: Asier Sobejano, auxiliado por Velázquez y Nezhdet. Expulsó a Eliasse del Aluvión que estaba en el banquillo por roja directa a los 61 minutos. Mostro tarjetas amarillas a Hugo, Miguel, Eduardo, Ander y Javier Simón del Aluvión; y a Isaac del Oberena.

Goles: 0 – 1 (m. 7): Mariñalarena. 0 – 2 (m. 22): Iribarren. 0 – 3 (m. 34): Ibáñez. 0 – 4 (m.  54): Iribarren. 0 – 5 (m. 59): Ibáñez. 0 – 6 (min. 83): Xabi.

Comentario:

Decepcionante despedida de la temporada del Aluvión que ofreció su peor versión ante un Oberena que desarboló al equipo local con la mayor goleada en el Malón de Echaide. Tan sólo en los minutos iniciales aparecieron las ocasiones de Ander, Miguel y Hugo, mientras los visitantes iban anotando tres goles antes del descanso. En la segunda parte la superioridad y dominio fue todavía más patente hasta conseguir la media docena. Lo más denigrante fueron los cinco minutos de descuento con los locales dejando pasar el tiempo hasta el último suspiro en el que Aitor Berges pudo conseguir el gol. Así acabó el Aluvión como farolillo rojo de la categoría. 

Pero todo no pudo ser malo el fin de semana, la victoria en la fase de Campeones del Alevin A frente al San Javier que se mantiene en la primera posición, además el empate a un goles del Alevin B frente al Tudelano. También destacar el empate del infantil en el Malón de Echaide frente a un buen River Ega, que quizás merecieron incluso mas. Sin embargo la noticia de la tarde del domingo fue la victoria por 0 a 3 de nuestro juvenil que le da acceso a disputar este próximo fin de semana la eliminatoria de ascenso a 1ª juvenil.

Después del empate a tres goles contra el Monteagudo, las opciones se habían reducido bastante y no dependíamos de nosotros, se tenían que dar dos resultados más y como el que no quiere la cosa a veces se dan las circunstancias y el fútbol te sonríe.