Victoria en Buñuel

BUÑUEL 1 – ALUVIÓN 2

Buñuel: Miguel Chueca, Gabriel (m. 57 Lite), Carlos, Sáez, Javi (M. 76 Sergio), Raúl (m. 63 Cerdán), Aitor Pablo, Osta, Jorge Chueca, Bordonaba, Armando.

Aluvión: Jesús, Marcos, Caleb (m. 45 Eneko), Álava, Sola (m. 70 Adrián), Falcón, Nico (m. 63 Isra), Medrano, Kike Sancho, Aitor (m. 75 Javi Sanz), Marticorena.

Goles: 1 – 0 Aitor Pablo, P. (m. 38); 1-1 Nico (m. 39); 1-2 Medrano (m.65)

Arbitro: Eder Urra, auxiliado por Alaiz Gutiérrez y José A. Beorlegui, mostraron amarillas a Gabriel,Raúl, Jorge Chueca y Aitor Pablo por parte del Buñuel y a Marcos, Marticorena, Jesus por parte del Aluvión.

Comentario: Tarde fría y desapacible con un fuerte viento que era un impedimento para jugar. En la primera mitad con el aire a favor quisimos hacer lo que normalmente no hacemos, continuos pelotazos a Kike muy participativo pero  no estuvo con el punto de mira acertado lo intento en dos disparos dentro del área que se le fueron desviados, los locales eran todo pundonor y sus acercamientos eran casi siempre a balón parado donde sufrimos en exceso en esta primera mitad, en uno de estos barullos en el área el colegiado decreto un protestado penalti por mano de Alava, penalti que transformaría Aitor Pablo por la escuadra defendida por Jesús. Poco tiempo le duró la alegría al Buñuel ya que a escasos dos minutos igualaría la contienda Nico de potente disparo desde la frontal colocando el balón junto a la cepa del poste defendido por Miguel Chueca. Al descanso con tablas en el marcador.

La segunda mitad con el viento en contra comenzamos dominando el juego, con el balón por abajo y sobre el minuto 65 una buena jugada por banda izquierda, buen control del capitán Berges para centrar un balón que remataria libre de marca Medrano al fondo de la red. El Buñuel adelantó líneas buscando la igualada en el marcado, con más corazón que cabeza a base de entrega y pundonor, que tuvo sus ocasiones en un disparo bien detenido por Jesús o en otra jugada que saca en última instancia Marcos, el Aluvión también dispuso de sus ocasiones jugando a la contra, merced a que los locales iban olvidándose de las tareas defensivas, pudimos haber sentenciado el encuentro en una de estas y al no hacerlos llegamos al final con la incertidumbre del resultado. Fueron 10 minutos de infarto con un público protestando todas las decisiones y metiendo mucha presión en el juego.

Al final, conseguimos los tres puntos importantes para ir mejorando la situación clasificatoria.