Victoria del Aluvion a domicilio

IDOYA 2 – ALUVIÓN 3

Rafa Armendariz

Idoya: Angel, Sola, Alfonso (Urbiola, m.77), Campos, Iosu, Ander, Edu (Joserra, m.45), Juanma, Koldo, Eneko, Diego (Ioseba, m.80)

Aluvión: Alberto, Visanzay, Barbero, Héctor, Maño, Armendáriz, Royo, Mario, Valentín, Jonathan, Yanguas (Pablo, m.64, (Youssef, m.69)

Árbitro: Fernández de Arcaya, auxiliado por Prieto y Salazar. Amarillas por parte del Idoya a Sola, Campos, Iosu y Ander, por parte del Aluvión a Barbero, Maño y Valentín.

Goles: 1-0 (m.27): Amendáriz. 1-1 (m.47): Eneko. 2-1 (m.50): Eneko (p.). 2-2 (m.52): Valentín. 2-3 (m.76): Royo.

Incidencias: 250 espectadores, buena tarde y campo que está pidiendo a gritos ser sustituido por otro de hierba artificial.

El Idoya sigue dejando pasar oportunidades en casa para salir de los puestos peligrosos, ante la alegría de sus compañeros de viaje de esa zona. El Aluvión, con las ideas clarísimas desde el primer minuto, se impuso al Idoya haciendo lo justo y aprovechando los regalos de Angel, que ayer no tuvo su tarde, pero a quien no se puede reprochar nada tras la brillante temporada que está realizando.

En la primera parte pareció que el Idoya no sabía lo qué se jugaba en el envite. Ante la pasividad local, el Aluvión acumulaba oportunidades hasta que Armendáriz aprovechó el primer fallo de Ángel, que no pudo blocar una sencilla falta botada desde la medular. Pareció espabilar el Idoya, que tras 4 córners tuvo su única oportunidad en un disparo de Juanma que despejó perfecto Alberto.

Mucho tuvo que gritar Meoqui a los suyos que tras el descanso salieron en tromba y en 5 minutos Eneko le había dado la vuelta al marcador con goles tras fallo de Armendáriz y de penalti realizado sobre Juanma. El partido se animó y Valentín ponía de nuevo las tablas tras aprovechar un barullo en el área. Posteriormente ocasiones claras de Eneko en una portería y de Jonathan en la otra hasta que en el minuto 76, tras otro error de Angel en su salida, Royo lo aprovecha para marcar el definitivo 2-3. Hecho el Idoya toda la carne en el asador pero el Aluvión contuvo perfecto los ataques rojillos.

DN OTEIZA