V de Victoria (Por RadioCierzo)

“Señora, el Aluvión y yo somos así”. Esta frase de Don Pablo Rodríguez Sañudo, el mandamás en aquella imprenta en la que trabajaba un humilde Antonio Alcántara en “Cuéntame”, resume a la perfección de lo que es capaz nuestro equipo. El inicio a esta crónica es nostálgico, evocando una serie que recuerda tiempos pasados, al igual que el encuentro ayer disputado en el Malón de Echaide donde los gualdinegros recordaron a aquel equipo valiente que tantas tardes de gloria otorgó a sus fieles aficionados en Tercera División. El feudo cascantino se ha convertido en territorio inexpugnable para los rivales como ya hiciera unos años atrás y por ahí viene la de cal, la de arena suele venir en los desplazamientos lejos del calor de la hinchada donde el bagaje es realmente malo.

Volviendo al partido de ayer habría que decir que se dieron todos los factores para una tarde mágica venía uno de los peces gordos (Larrate, 2º clasificado) se anotó un gol tempranero de Álvaro Arcos y sobre todo se vio a un Aluvión ambicioso que, pese a las bajas de Maño y Ruiz (sus puntales en el mediocampo) realizó tal vez el mejor partido del año, gracias entre otras cosas a la inspiración de Youssef que sacó a pasear su repertorio de regates e incluso sorprendió con una maravillosa definición (poco habitual en él dicho sea de paso) en el segundo gol. A partir de ahí el conjunto dirigido por Matías Pacífico se desató gracais sobre todo a la profundidad y velocidad de sus bandas donde Javier Sanz y Míchel fueron dos auténticos cuchillos. Precisamente el de Ribaforada anotó el tercer gol con un disparó de larga distancia que sorprendió a propios y extraños , sobre todo a Iñaki el protero de Carcastillo a quién el sol impidió ver la maravilla del ribaforadero. Con el 3-1 campando en el marcador el Aluvión se dedicó a nadar y guardar la ropa y ahí destacó la labor de la defensa muy sólida durante todo el partido dirigida por Dani y Cuartero que se mostraron contundetes a la hora de sacar el balón. Hubo tiempoa demás para que los aficionados cascantinos disfrutarán de la calidad que a veces deja Miguel Martínez en su vuelta al club y del siempre querido y voluntarioso Mario Falcón.

La victoria de ayer debe servir para dar moral a la tropa de cara a la segunda vuelta que recién acaba de empezar, amén de para alejarles de la zona de peligro el cuál debe er el primer objetivo del Aluvión a corto plazo, lejos de hablar de posibles ascensos que, cuanto menos se presentan complicados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.