La cara de tonto que se te queda……

1 Aluvión: David; Adrián, Carlos Sola, Barbero, Marcos; Urzaiz, Marticorena (Javi Sanz, m. 60), Berges (Villafranca, m. 72); Kike (Laborda, m. 65), Israel y Alex (Fernando, m. 75).

 
1 Aoiz: Burgui; Stalin (Joaquín, m. 60), Antxon, Otano, Enaut, Ezpelta (Fermín, m. 70), Arza (Julen, m. 74), Markel, Mañú, Asier y Mendive (Popi, m. 60).
Incidencias: Unos 120 espectadores en el Malón de Echaide. Destacar la labor de los chavales de la Cantera que actuaron como Grada de Animación en ambos fondos. Alguno ya les ha bautizado como el "Frente Amarillo".
Árbitro: Edgar Verde, auxiliado por Jiménez y Sokoiza. Expulsó a Enaut del Aoiz en el minuto10 y al entrenador visitante en el 90. Mostró tarjetas amarillas a los locales Kike y Adrián.
 
Goles: 1 – 0 (m. 8): Kike. 1 – 1 (m. 91): Mañú.
Crónica:

De nuevo la frase de un aficionado vuelve a protagonizar esta crónica y esta vez la frase no se producjo a posteriori, sino antes de finalizar el encuentro, cuando un Aluvión que ya se veía ganador comenzaba a bajar los brazos ante un impetuoso Aoiz al que apreció no pesar físicamente el jugar con 10 jugadores durante más de 80 minutos. Dicen que no es lo malo perder sino la cara de tonto que se te queda, y las de ayer en el Malón de Echaide eran un auténtico poema.

Porque el partido empezó bien, con una media chilena de Kike Sancho que se coló por el palo de Burgui y sirvió para poner en ventaja al líder de la categoría. Acto seguido, un pase en profundidad de Julen Urzaiz hacia Isra que se plantaba sólo delante del cancerbero provocó la expulsión de Enaut en el minuto 10, dejando a los rojillos con 10 hombres con todo el partido por delante. Por fin un partido tranquilo pensamos todos, pero la vida te da sorpresas. Ahí finalizaron las buenas noticias para el conjunto de Arkaitz Lantada que vivió 80 minutos de auténtico gafe. Burgui repelió de manera formidable el disparo de falta de Barbero tras jugada ensayada, después fue Medrano quién perdonó varias ocasiones, cada cual más clara. No es habitual ver a "Súper Álex" fallar tanto, aunque los más optimistas pensamos que esto es sólo puntual.

El caso es que el Aluvión se volcó, tuvo ocasiones de todos los colores, casi siempre mediante aperturas de Berges a la banda, donde Kike Sancho espoleado por el gol fue un auténtico puñal. Solo faltó el remate, ese remate que batiese a un Burgui, que tras el semifallo en el primer gol, se antojó como un auténtico muro de ladrillo contra el que se chocaron una y otra vez las esperanzas gualdinegras. Los cambios, que en la mayoría de partidos anteriores se habían mostrado como auténticos revulsivos, ganando puntos para el Aluvión, ésta vez empeoraron al equipo, ya que tanto Berges como Kike estaban disfrutando tal vez de sus mejores minutos esta temporada.

Así pues, tras casi una hora de asedio, un remate de Isra que se estrelló contra el poste fue la última gran ocasión para el Aluvión. Esta última ocasión pareció hundir los ánimos de los locales, quiénes se miraban unos a otros atónitos, como asumiendo que por más que lo intentasen, ese necesario segundo tanto no iba llegar. Hay días en que la pelotita no quiere entrar….pues eso. Los últimos 20 minutos fueron para olvidar, el Aoiz que a los diez minutos apenas mantenía esperanzas de salir con vida del Malón, comenzaba a creerse que podía incluso llevarse algún botín del feudo Cascantino. Con más garra que fútbol, los rojillos comenzaron a colgar balones al área, la única faceta del juego en la que son mejores que un Aluvión que echó en falta a su bastión defensivo en el juego aéreo, Igor y comenzó a verse víctima de los fantasmas de su pasado más cercano.Un inoportuno error de Marín a quién el balón entre los dedos, como un pez se le escurrió (esta frase es de Víctor Manuel, no mía) puso a Mañu en bandeja el gol del empate. El delantero visitante la mandó inexplicablemente alta, pero la afición Cascantina ya tenía el susto en el cuerpo, se reflejaba en su rostro, más pálido que de costumbre. Un minuto después un error en la entrega de Javier Sanz permitió a los de Aoiz montar la tormenta perfecta que acabó, esta vez sí, con Mañu empujando el balón al fondo de la red. El drama se había consumado y el aficionado de Cascante vivió el primer momento amargo de la temporada. Habrá más, lo garantizo, pero también aseguro que si el Aluvión mantiene el nivel de los primeros 75 minutos, los momentos dulces serán más numerosos. Ahora toca buscar la revancha la semana que viene.

Los mejores:

Kike Sancho

kike-ficha-225x300

El delantero de Borja recordó al de la temporada pasada y ofreció minutos de mucha calidad, asistiendo a sus compañeros y creando peligro entrando por banda izquierda. Su media chilena en el primer gol, es ya una de las imágenes de la temporada.

Burgui

En un partido en el que Mañu acabó siendo el héroe del Aoiz, su portero, BUrgui fue el más destacado, gracias a su gran labor bajo los palos que permitió a su equipo llegar con vida a los últimos minutos del encuentro y poder llevarse un punto del Malón de Echaide.

La imagen:

14712647_658289474330752_4041032492958627004_o

En una desapacible tarde de Otoño, ellos pusieron la nota de color, y consiguieron que el amarillo y negro destacasen por encima del gris del ambiente. Muy bien por los chicos de la Cantera, que se situaron en los fondos del campo y no dejaron de alentar a los de Arkaitz Lantada en todo el partido, incrementando los decibelios tras el gol de visitante, demostrando que están a las duras y a las maduras.